COMERCIAL@BNEXTCONSULTING.COM

+34 932 113 300

SOPORTE

Learn manufactoring y ERP para una gestión industrial más eficiente

04/04/2024
Eliminar desperdicios, reducir costes y aumentar la productividad son tres aspectos esenciales para alcanzar una buena gestión industrial. Hoy, en plena industria 4.0 y 5.0, poner en práctica los preceptos de Lean Manufactoring es hace más fácil con recurso a la tecnología, y el ERP industrial es el mejor aliado para esta misión.
Aportar el máximo valor al cliente con el mínimo despilfarro. Este es el principal supuesto en el que se basa la metodología Lean Manufacturing, un concepto adaptado del sistema de producción Toyota y que actualmente se está poniendo en práctica en industrias de todo el mundo.
Aunque muchos responsables industriales creen que un ERP puede no ser la herramienta más adecuada para implantar la metodología Lean, lo cierto es que un ERP adaptado a la industria incluirá una serie de funcionalidades vinculadas a la gestión del taller, que le permitirán acceder a los datos de producción en tiempo real y obtener así información sobre cómo reducir los desperdicios y optimizar los procesos.

8 tipos de residuos en la industria

  • Pérdidas por exceso de producción
  • Tiempos de espera durante el proceso
  • Transporte y manipulación innecesarios
  • Procesamiento excesivo (mano de obra, componentes)
  • Acumulación de existencias
  • Desplazamientos innecesarios de personas
  • Producción defectuosa o defectuosa
  • Talento y conocimientos técnicos del personal no utilizados

Los 5 principios de la fabricación ajustada

El objetivo del Lean Manufacturing es alcanzar altos niveles de productividad en la industria, aumentar la rentabilidad y responder más rápidamente a las necesidades de los clientes. Pero alcanzar estos niveles de excelencia implica poner en práctica una serie de principios:

1. Definición de valor

El valor se refiere a los aspectos que los clientes aprecian en un producto o servicio y, en consecuencia, a la cantidad que están dispuestos a pagar por ellos.

2. Mapeo del flujo de valor

Consiste en analizar los materiales y recursos necesarios para producir un artículo o servicio, abarcando todo el ciclo de vida e identificando las fases en las que se producen desperdicios o pérdidas.

3. Creación de flujos

Una vez identificados los puntos de despilfarro, el siguiente paso es garantizar que los procesos de producción se desarrollen de forma fluida y continua, eliminando interrupciones, retrasos y cuellos de botella.

4. Implantar un sistema de producción pull

A diferencia de los sistemas push, en los que la producción se inicia con antelación para responder a las previsiones de ventas y producción, en un sistema pull la producción sólo se inicia cuando hay un pedido del cliente, lo que implica una mayor flexibilidad, comunicación y eficacia en los procesos. El sistema pull tiene las ventajas de reducir los niveles de stock, reducir los costes operativos y aumentar la calidad del producto final.

5. Mejora continua

En la metodología lean, la búsqueda de la perfección -que corresponde al concepto de Kaizen- es una constante. Como tal, se implementan evaluaciones de procesos y mejoras de procedimientos, así como métricas relacionadas con los plazos de entrega, los ciclos de producción, el rendimiento y el flujo acumulado.

Esta cultura debe ser transversal a todos los departamentos y equipos, desde la dirección hasta las operaciones, creando un sentimiento de unidad en torno a un mismo propósito.

Cómo ayuda un ERP industrial a implantar la metodología Lean Manufacturing

Al utilizar una infraestructura de datos que pueden vincularse entre sí, generando valiosos conocimientos sobre el proceso de producción, un ERP industrial puede ser un excelente aliado del Lean Manufacturing. Veamos cómo el software ERP puede ayudar a poner en práctica la metodología Lean:

Reducción del transporte

El desplazamiento de mercancías y materiales entre lugares como las zonas de preparación, los almacenes o las zonas de expedición genera desgaste en las máquinas, los operarios y pérdidas de tiempo. Todo ello repercute en los costes. Por tanto, si se dedican menos horas a este proceso, se reduce el despilfarro.

Un ERP industrial dispone de funcionalidades que permiten planificar la producción y la logística de forma eficiente, como la programación, la monitorización, la utilización de equipos y el seguimiento de inventarios, que permiten ver dónde se están comprometiendo los recursos y qué fases del proceso se pueden acelerar o eliminar.

Reducir los residuos asociados a las existencias

Cuando las materias primas y los productos semiacabados o acabados empiezan a acumularse en las existencias, puede ser una mala señal. Equipado con herramientas de previsión de la demanda y de fijación de niveles mínimos y máximos de existencias en función del historial de ventas, un ERP permite racionalizar esta gestión para aplicar el sistema pull y el Just-in-time, una estrategia de gestión cuyo objetivo es que los materiales, productos y componentes lleguen a la producción exactamente cuando se necesitan.

Reducir los residuos asociados a los movimientos

En este caso, nos referimos a los movimientos de equipos y personal que no añaden valor. Los diseños de producción a menudo afectan a este desperdicio, especialmente si las rutas no están optimizadas, lo que puede provocar cuellos de botella en los movimientos o un desgaste excesivo de los equipos (por ejemplo, las carretillas elevadoras).

Los ERP industriales solucionan esta deficiencia proporcionando datos sobre la utilización de las máquinas y la planificación de la producción, como qué procesos llevan más tiempo, si los equipos no funcionan con la eficacia esperada, etc.

Reducir las pérdidas de tiempo

Cuellos de botella en la producción, máquinas paradas o equipos que no trabajan sincronizados… si no hay actividad en la producción, se pierde tiempo y, como todos sabemos, el tiempo es dinero. El ERP industrial proporciona a los equipos acceso a información centralizada en una única fuente de datos siempre accesible, lo que les permite identificar obstáculos y planificar programas de trabajo, generando una mayor eficiencia en el proceso de producción.

Reducción del riesgo de sobreproducción

La sobreproducción es uno de los tipos de residuos más graves en la producción, ya que contribuye al aumento de todos los demás. La sobreproducción ocurre cuando lo que se produce excede las necesidades o se produce con demasiada antelación, permaneciendo en stock durante demasiado tiempo. Un ERP adaptado a las necesidades de la industria permite gestionar la cadena de suministro de forma más ágil, automatizando el proceso de compras y generando previsiones de demanda más precisas basadas en datos históricos.

Reducir los niveles de procesamiento

El exceso de procesamiento se refiere al trabajo realizado que no añade valor. Un procesamiento excesivo genera pérdidas de tiempo, ingresos, desgaste de los equipos e incluso errores de producción. También en este caso, un ERP industrial puede ayudar, ya que permite, por ejemplo, generar automáticamente listas de materiales (BOM) y conocer los objetivos de producción y los KPI de ventas.

Un buen ERP adaptado a las necesidades de la industria es una herramienta de trabajo que combina a la perfección con los principios del Lean Manufacturing. Especializada en soluciones tecnológicas para la industria, BNEXT cuenta con un equipo que entiende las necesidades del sector y está dispuesto a asesorarle sobre la mejor solución para usted. ¡Hable con nosotros!

Áreas de Especialización

Implantamos soluciones totalmente adaptadas al área de negocio de cada cliente, con equipos experimentados y especializados en estos sectores.

En BNEXT encuentras un socio especializado hace más de 30 años en software PHC, con desarrollos propios que personalizan y agilizan las implementaciones, complementados con tecnologías de hardware y sistemas informáticos de gran robustez.
Software de Gestión ERP